Ciberseguridad en el hogar: Las nuevas preocupaciones que ha posicionado el IoT

La tecnología ha ido avanzando a pasos agigantados en los últimos años, un ejemplo de ello es la domótica, que automatiza determinadas actividades de los dispositivos de una vivienda y mejora el confort de los residentes a través del llamado Internet de las Cosas (IoT). De este modo, puedes convertir tu hogar en una casa inteligente.

En un escenario en que el contexto sanitario nos ha obligado a permanecer en casa durante más tiempo, el uso de objetos inteligentes se ha convertido en algo habitual en los hogares gestionados a través de la conexión a internet.

Cada día son más los hogares que conectan sus dispositivos a una misma red de WiFi, sin embargo, se desconocen los riesgos que existen alrededor de estas prácticas y que podrían ser reducidos si se aplican las medidas correspondientes, relacionadas a la ciberseguridad.

¿Qué es la ciberseguridad?

La ciberseguridad es la práctica de proteger sistemas, redes y programas de ataques digitales. En general, estos ataques cibernéticos están diseñados para acceder, alterar o destruir información confidencial; para extorsionar a los usuarios e interrumpir la continuidad de un procedimiento o negocio.

Entre las principales amenazas a la ciberseguridad, se reconocen:

  • La ciberdelincuencia: involucra a agentes individuales o grupos que atacan sistemas para obtener ganancias o daños.
  • El ciberterrorismo: Buscan debilitar los sistemas electrónicos para sembrar el pánico o el miedo.
  • Los ciberataques: a menudo tienen como objetivo recopilar información con fines políticos.

¿Por qué se necesita ciberseguridad en el hogar?

Cada vez usamos más dispositivos para comunicarnos con algún elemento inteligente del hogar, o con alguien, a través de Internet lo que aumenta el enfoque en la seguridad de la red doméstica y hace más necesario asesorarse con expertos respecto a los riesgos asociados.

Un ejemplo de esto son los clásicos virus y ciberataques masivos, que cada vez son más complejos, por lo que siguen siendo una de las mayores preocupaciones de los expertos en ciberseguridad. Situación que quedó en evidencia durante los confinamientos, ya que las empresas tuvieron que reforzar su ciberseguridad al enviar a sus empleados a trabajar desde casa.

Sin embargo, como mencionamos anteriormente los computadores no son los únicos posibles riesgos, pues el IoT y la domótica también están expuestos a este tipo de ataques; desde acceder a contraseñas y datos bancarios hasta pinchar los monitores de su bebé.

Asimismo, si un pirata informático decide obtener acceso a tu dispositivo podría llegar a afectar incluso la economía familiar, por ejemplo si tiene acceso para controlar el sistema inteligente de climatización de una casa.

Ante estos riesgos, es fundamental fortalecer la ciberseguridad de su hogar de la mano de expertos, pero también siguiendo una serie de consejos que podrían ayudar a disminuir los riesgos.

Consejos para la ciberseguridad de una casa inteligente

Utilizar contraseñas seguras:

Parece simple, pero generalmente cuando nos instalan la fibra óptica en el hogar, mantenemos la contraseña que viene por defecto en el router. Sin embargo, se recomienda utilizar una contraseña diferente y no utilizar datos personales como nombre o fecha de nacimiento en la misma. Asimismo, lo ideal es que no tenga menos de 16 caracteres.

Protege el router:

Relacionado al punto anterior, también es importante cambiar el nombre con el que viene el router, es decir, que la red no contenga el nombre de operador.

Entrar a páginas seguras:

Siempre es recomendable evitar los sitios web que no empiecen por https. De hecho, los mismos navegadores suelen advertir el riesgo de seguridad de la respectiva página.

Sistema de seguridad de tus dispositivos:

Los dispositivos inteligentes suelen tener buenos sistemas de seguridad, pero siempre debes preocuparte de buscar modelos con verificación en dos pasos ya que solo tú puedes acceder a ellos.

Deja un comentario